Mientras de reojo hacemos una mirada simplemente panorámica del acontecer de las quejas de losmiembros medios y bajos en la estructura del Partido de Gobierno, podemos extraer que las protestas andan desempolvando tras su camino empolvado una especie de tormenta de arena por los vientos que desatan ciertos funcionarios del PRM con su actitud de galantería con los viejos cuadros del Gobierno del PLD.

Gente acostumbrada en 20 años a la mañosería, habilidades y truchimanerias, amén de su extensa hoja de servicio en esas estructuras del poder público. No escatiman esfuerzos como viejos zorros para engatusar a los altos funcionarios del nuevo gobierno.

En los corrillos públicos y privados los perremeistas no posesionados en un puesto comentan con amargo desgano, acerca de la incorporación de militantes del PLD o la permanencia en cargos de los mismos en diversos Ministerios; nos han informado, con indudable decepción, lo triste del caso es que en la campaña esos mismos señores arremetían contra ellos y vociferaban a todo pulmón de la derrota que esperaba a Luis Abinader.

Hoy, sin embargo, el panorama ha cambiado y ven como dan vuelta y vuelta visitando puertas de aquellos que fueron sus acompañantes en toda la faena de trabajo y campaña; contemplan como burla su permanencia en los puestos, mientras los militantes del PRM no acceden a su justo desempeño público. Y esa es una verdadera paradoja que no alcanzar entender en el laberinto de la política, luego de haberse sacrificado tanto tiempo a cambio de nada. ¡Tremenda paradoja en la ruta de una alegría convertida en decepción¡.

En los mitos del antiguo mundo hay toda una enseñanza que no solo es de índole sagrada, suma una sabiduría, y sino visión de futuro para ser aprendida por posteriores generaciones que siguen recurriendo al corazón de su enseñanza.

Una es, el mito del Caballo de Troya, que viene muy bien al caso de la permanencia de enemigos solapados en el Gobierno del Cambio; gentes sonrientes, alabadores y timadores que no escatiman procedimientos por despreciables que sean, para aparentar lealtad y trabajo talentoso al *Jefe*.

Aplican maniobras para quedarse y continuar disfrutando las mieles del poder, pero terminan saboteando al Gobierno, y lo peor, hacen lo imposible por hacer volar ciertos funcionarios que no son de su agrado y conspiran contra los que quieren entrar al servicio publico si consideran un peligro al nuevo incumbente para su permanencia en el puesto. Obstaculizan desde áreas sensibles, como Gerente de Recursos Humanos o Director Administrativo, y ahí se ceban contra los que bregan por incorporarse.

Lo he vivido con loa intentos fallidos de decenas de compañeros. Se constituyen en un moderno Caballo de Troya oculto en las redes gubernamentales para saltar sobre la presa que se acerque.

Veamos algunos casos sucedidos en varias dependencias. Un compañero D fue encaminado a un despacho de un provinciano y amigo de 50 años conocido, luego de esperar mas de una hora, con promesa de ser recibido, salió con el compromiso de ser llamado. Vino el clásico: deme su teléfono y todavía espera ser llamado. Ese personaje se ha cansado de dar vueltas en oficinas y nada le ha caído, después de haber sido mas de 20 veces delegado.

Otro botón, conozco de un Secretario General en el Este con su depresión política porque aun no ha sido designado, menos ayudar a sus compañeros de estructura política. Y así sucesivamente se dan caso de directores de Recurso Humanos que enquistados en su cargo, cuando les ordenan colocar a una persona o evaluarla, hacen lo imposible para descalificarla o desvinculan otra del PRM, en vez de vincular uno nuestro, con la malvada intención de que molesto se distancien del Partido y vengan las futuras derrotas, como comentan cientos de compañeros.

Otra muestra, que me dio por cierto malestar emocional, fue la de una joven pariente que fue desvinculada con dominio de ingles y Maestría en Gerencia Moderna, con toda una familia extensa del PRM, le prepararon una cruzada de hereje para volarla del puesto como rebelde por sus nuevas ideas gerenciales.

Todo en medio de una crisis de salud y ejecución de operación, además su madre con una enfermedad catastrófica. Su jefa ni cuenta se dio y al contrario notifico al Ministro poseer un mal temperamento. ¡ Magino, así no!